11.8.15

Reseña: Violet y Finch de Jennifer Niven



Título: Violet y Finch
Título original: All the bright places
Autora: Jennifer Niven
Editorial: Destino
Nº páginas: 398
Tipo de edición: Tapa blanda
PVP: 14,95€

SINOPSIS


Violet está rota. Finch está roto. ¿Pueden dos mitades rotas reconstruirse?Esta es la historia de una chica que aprende a vivir de un chico que pretende morir; de dos jóvenes que se encuentran y dejan de contar los días para empezar a vivirlos.





OPINIÓN PERSONAL



Debo confesar que esta novela no me llamaba demasiado la atención. Me esperaba la típica historia de amor adolescente donde ambos protagonistas están deprimidos y juntos logran salir de esa tristeza y encontrar la felicidad. No me imaginaba lo equivocada que estaba.
Y es que Violet y Finch no es una novela normal. Para nada. Sí que cuenta con ciertos tópicos como pueden ser algunos personajes pero, en el resto, es una historia completamente inusual.

“Amo: el brillo de sus ojos cuando hablamos o cuando me cuenta cualquier cosa que quiere que yo sepa, cómo mueve los labios cuando lee para sí misma tan concentrada, cómo me mira como si solo existiese yo, como si pudiese traspasar mi piel y mis huesos y llegar al yo que hay aquí dentro, el yo que ni siquiera yo mismo soy capaz de ver.”

La novela empieza de una manera bastante interesante: Violet Markey y Theodore Finch se encuentran en lo alto de un campanario, dispuestos a tirarse, pero, por algún motivo, Finch comienza a sentir curiosidad por Violet y le impide saltar. A partir de entonces, Finch trata de acercarse a Violet a pesar de que ella se encuentra en el grupo de los más populares y él es lo que todos consideran un friki. Sin embargo, Finch no se deja intimidar en absoluto y le pide a Violet que sea su compañera en un trabajo de clase que consiste en viajar por toda Indiana para conocer los lugares emblemáticos del estado.
Antes de nada quiero dejar claro que ésta no es una novela que vaya a gustar a todo el mundo. No hay aventuras ni misterios, sino viajes por carretera, reflexiones y sentimientos. Aun así, creo que todos los lectores deberían darle una oportunidad.
Además, Violet y Finch trata temas bastante espinosos, como el suicidio, los problemas mentales, los prejuicios o el acoso escolar. Como punto a favor, he de decir que Jennifer Niven sabe cómo tratar estos temas a la perfección: de manera delicada pero también franca, sin quitarle realismo ni dureza.
En cuanto a los personajes, ambos me han gustado pero reconozco que Finch se ha llevado un trocito de mi corazón. Es uno de los personajes mejores construidos que he tenido ocasión de leer. Es muy, muy, muy original y aporta muchísima personalidad a la historia. No ha llevado para nada una vida fácil pero, aun así, no se deja intimidar por nada ni por nadie.

“-Pues claro, Theodore. Cuéntame qué has aprendido.
-He aprendido que en este mundo existe el bien si te esfuerzas por encontrarlo. He aprendido que no todo el mundo es decepcionante, y en eso me incluyo a mí, y que un montículo de 383 metros puede parecer más alto que un campanario si te encuentras al lado de la persona adecuada.”
Violet, sin embargo, es un personaje más típico, menos original. A pesar de esto, me ha gustado bastante por la gran evolución que sufre a lo largo de la historia.
Otra cosa que me ha encandilado en este libro ha sido cómo se desenvuelve la trama amorosa entre unos personajes tan diferentes. Es una historia de amor muy sutil, delicada y, en cierto momento, desgarradora (los que lo hayan leído, me entenderán).


“Antes de morir, Cesare Pavese, creyente del Gran Manifiesto, escribió: «Recordamos instantes, no días».
Recuerdo correr por una carretera y mirar un vivero de flores.
Recuerdo su sonrisa y su risa cuando yo era mi mejor yo y ella me miraba como si fuera una persona sin nada malo y entera. Recuerdo cómo me miraba de la misma manera incluso cuando ya no lo era.
Recuerdo su mano en la mía, la sensación que me producía, como si fuera alguien y algo que me pertenecía.”
La historia se narra desde ambos puntos de vista –el de Violet y el de Finch-, cosa que me encanta en las novelas de este tipo.
Por último, el final. Oh. Dios. Mío. Tal vez sea porque soy bastante ingenua o porque no creía a la autora capaz de acabar así el libro, pero el caso es que solo lo puedo definir como totalmente inesperado. Aunque es cierto que, si te paras a pensarlo, era bastante obvio, yo simplemente no me lo esperaba y, no sé muy bien cómo, ha llegado a ser lo que más me ha hecho apreciar el libro. No quiero decir nada más para no hacer ningún spoiler pero, otra vez: oh, Dios mío. Siempre se la tendré jurada a Jennifer Niven por hacer algo así.
En resumen, Violet y Finch es una novela que se aleja completamente de los tópicos, con unos personajes increíbles y con un final alucinante.
 
¿Vosotros la habéis leído? ¿Qué pensáis? ¡Comentad!



2 comentarios:

  1. Ooohhh lo tengo mega pendiente, ¡y ahora con más razón! Gracias por la reseña, un beso. ^^

    Azul

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias a ti! ¡Nos leemos, un beso!

    ResponderEliminar